La experiencia con Viento Norte Sur ha sido maravillosa. Es un viaje diferente, no es un viaje turístico. Te permite conocer la realidad que viven en esta zona de Marruecos, hablar con sus gentes, descubrir paisajes y lugares increíbles que no salen en las guías turísticas, compartir tu tiempo y sobretodo, ayudar desde una posición que no peca de etnocentrismo o paternalismo, si no del respeto y la cooperación.

Pienso que realmente vives una experiencia llena de humanismo en la que igual que das, recibes. Recomiendo a todas las personas que quieran vivir un viaje diferente, conocer otras cultura y aportar un granito de arena al mundo.

Lo mejor: la perspectiva ética que guía la asociación y sus actividades, las rutas, los monitores y monitoras que junto con los coordinadores se desviven por ti, el contraste cultural, las personas que conoces, la oportunidad que te brindan.

Lo peor: que cuando estás ahí, no quieres volver al “mundo real”.
Gracias por todo, repetiré sin duda.